lunes, 19 de octubre de 2009

Te Voy A Perder

No, no te vayas que aún el café no está listo y eso que no has visto de mí lo mejor, espera por favor. Falta besarte mas acariciarte además de mil cosas que no son hermosas sin tí... no te puedes ir.

La noche de ayer empecé a recordar toda la etapa de mi vida siendo anoréxica/bulímica.
Justamente hace 4 años fue mi primera y última cita con la psicóloga. Yo tenía 13 añitos cuando ya enfrentaba una cita con la psicóloga porque había decidido no comer. En esas épocas yo era muy apegada a mi madre y hacíamos todo juntas... solía salir a la calle con unos Vans morados, un pants de nylon tipo escolar azul marino, una playera de cualquier color de esas largas que se ajustan perfecto al cuerpo de cuello redondo DKNY, y una chamarra corta de mezclilla. Me gustaba ese outfit porque los pants me ajustaban a la cadera y la playera pegada dejaba mis huesos a la vista de cualquiera que me mirara... era una delicia para mí y la chamarra corta hacia que se me notaran mis prominentes costilas. El día de la cita con la psicóloga yo fui a la fuerza y desde que estábamos en la puerta yo había empezado a llorar (y eso que no le había dicho nada) cuando entré me pregunto que cuál era mi problma, le dije: "este" al momento en que me levantaba la playera y me ponía de perfil para enseñarle todos y cada uno de mis huesos, que en esa etapa de mi vida yo creía que eran unas asquerosas lonjas, me acomodé la playera y me senté y ella me quería hacer hablar, pero no dije una sola palabra... solo lloré y lloré y seguí llorando hasta que le dije que me quería ir, llamó a mi madre, pasó por mí y me fui sin haberle dicho una palabra, sin haber expresado mi problema. El asunto quedó ahí.
Cuando tenía 15 años y estaba en mi primer trabajo una amiga me escribió una carta respecto a mi TCA, la dejé en mi mochila y por las vueltas de la vida mi mamá la leyó. Me dijo que porque no había tenido la confianza de decirselo y quéencontraba de placentero en vomitar. Ese mismo día, camino al trabajo me la pasé llorando y en cuanto prendí mi máquina le enseñé al Sr. Martín mi post de ese día, me sentí mejor porque en el encontré un apoyo tan fuerte como el blog... Me dijo: "Si te quieres dejra morir,hazlo, pero no en tu casa porque te estás llevando entre las patas a tu madre...y de paso a mí, si es necesario dar mi vida porque tu seas feliz, lo haré"
El asunto quedó ahí pero el señor Martín si me procuraba y necesitaba saber los avances de mi enfermedad, había días que se quedaba hasta 5 horas "terapiándome".
Ayer no salí con "R", estaba yo tan deprimida que ni ganas tenía de verlo.
Cuando llegó mi madre me empezó a gritar, a regañar y a insultarme porque no había comido yo en 2 días y mi hermano le fue con el chisme.
Me dijo: "te quiero ver comer",no protesté. Me comí todo lo que encontré a mi paso mientras lloraba. Un plátano, leche con chocolate, galletas, unos huevos que habían dejado preparados, palomitas, jugo, tortillas, papas, devoré todo lo que encontré a mi paso... no me importó que estuviera mirándome comer... ni si quiera me tomé la delicadeza de asegurarme de que nadie me viera pegarme un atracón. Le dije: "Así, o quieras que sigacomiendo?" Hizo con la cabeza una negación y se subió a su recámara indignada de lo que yo acababa de hacer. Procedí a subirme al baño, puse el cd "3" de Alejandro Sanz, abrí la llave de la regadera y mientras lloraba me agarraba toda mi grasa corporal, con el agua bien caliente empecé a vomitar y a vomitar y seguí vomitando hasta que no salía ya nada, me sentí mejor, aunque me duelen todavía los músculos abdominales del esfuerzo que hice al vomitar.
Se acerca la fiesta de cumpleaños de mi primito y me siento mal... no he bajado nada de peso y menos con el atracón de ayer... de verdad que me siento tan mal que hoy que vi a "R" me preguntó que porque estaba triste y que porqué tenía cara de haber llorado... no le dije nada... solo agaché la cabeza y me puse a escribir este post... acaba de regresar a la oficina y me dijo que si ya le iba a contar... le dije que no había nada que contar, que solo yo estaba loca y que no tenía nada.
Ese es el problema conmigo, puedo asegurar con una mirada que no tengo nada, que no hay nada que contar cuando en relidad yo quisiera llorar todas mis penas, como lo hago ahora, para sentirme más ligera, a veces quisiera decir que es preferible llorar a estar comiendo y vomitando, hoy es uno de esos días en los que quisiera no saber nada de nada ni de nadie. Quisera no tener que dar tanto de qué hablar, quisiera decirle a mi madre que siento lo que hice el día de ayer, pero en verdad no lo pude evitar.
Quiero cortarme, comer y vomitar y luego acostarme para dormir con la conciencia un poco mas tranquila... pero no puedo.

3 comentarios:

  1. O_O

    Vaya,los ánimos los necesitas tú más que yo...
    O_O

    Cuidate, si?

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Tu entrada fue tan yo!. Ay nena, no sé... no sé que decirte. Solo fuerzas. Entiendo lo que estás pasando. No te desesperes y no decaigas, sigue hacia adelante.

    Estaré aqui para cualquier cosa que necesites.

    ResponderEliminar
  3. Wow, si que me sorprendiste con esta entrada, la verdad que yo no he pasado por cosas tan fuertes como esas, pero qué te puedo decir, somos personas, tratando de ayudarse unas a otras, ja, espero un dia lo logremos, pues pronto será demasiado tarde, un beso mi linda ranita.

    ResponderEliminar